Adenoma pleomorfo

adenoma pleomorfo

Aspecto clínico

Presentamos el caso de una mujer de 49 años que acudió a la Clínica Dental Borrás para consultar sobre un “bulto” en la garganta que le empezó a crecer rápidamente durante los últimos 4 meses y que, tras consultar a varios médicos, éstos no le dieron ningún diagnóstico.

A la exploración observamos una gran tumoración bien delimitada asentada en la faringe, que respetaba la mucosa que la recubría, no le producía dolor y era dura a la palpación.

Tras descartar un posible origen dentario nuestro diagnóstico de presunción fue de un tumor de origen salival.

Puesto que consideramos que estábamos ante una urgencia médica, por su rápido crecimiento y peligro inminente de asfixia, realizamos una intervención quirúrgica intraoral para la toma de una biopsia y análisis anatomopatológico.

adenoma pleomorfo (2)

Imagen anatomopatológica

adenoma pleomorfo (3)

Especimen quirúrgico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestra lesión microscopicamente mostraba una proliferación tisular de aspecto mixoide con áreas condroides y óseas, además de epitelio glandular. Siendo así el diagnóstico fue de adenoma pleomorfo de tipo mixoide.

Posteriormente la paciente fue derivada e ingresada en un centro hospitalio para la intervención quirúrgica apropiada, bajo manos especializadas y de nuestra total confianza, realizada mediante un abordaje externo que consistió en la exéresis completa de la glándula parótida así como del tumor que ésta desarrolló en su lóbulo profundo. A los 3 meses de la intervención la paciente se encuentra bien y no presenta recurrencias.

adenoma pleomorfo (1)

3 meses tras la exéresis del tumor

adenoma pleomorfo (4)

Masa tumoral

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Adenoma Pleomorfo es el tumor salival benigno más representativo y frecuente (60-80% del total), y se caracteriza por su pleomorfismo arquitectural y celular. El 80% asienta en la glándula parótida y de éstos solo un 15% en su porción profunda, como es nuestro caso. Este tumor suele aparecer con más frecuencia entre los 40-60 años y con un ligero predominio en mujeres, pero hay que destacar que en un 40% de los casos se presentan en menores de 40 años, siendo la neoplasia más común en niños y adolescentes.
Tras la exéresis, tanto de éste como de la glándula asociada, el pronóstico es muy bueno y la frecuencia general de recurrencias se sitúa alrededor de un 5%, siendo ésta mayor en los casos de tipo mixoide. Por todo ello debe realizarse un seguimiento periódico para reconocer precozmente las recidivas o la posible transformación maligna.