Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental nos sirve para poder lucir de nuevo una sonrisa más bonita y blanca, mejorando la autoestima. Actualmente, los dientes se pueden blanquear de forma eficaz, rápida, sencilla e indolora si se les aplica correctamente la técnica de blanqueamiento dental por un profesional competente.

La primera premisa que hay que entender es que, para blanquear un diente, éste tiene que estar sano y no estar obturado o restaurado mediante una prótesis. Solo podemos blanquear el esmalte que cubre los dientes, pero no los materiales que hemos colocado sobre ellos.

Por otro lado, el resultado final depende del propio diente. Blanquear los dientes es como ponerse moreno tomando el sol, no todas las personas se ponen igual de morenas ya que depende del tipo de piel. Todos mejoran, pero no todos mejoran lo mismo.

En la Clínica Dental Borrás los mejores resultados de blanqueamiento dental los conseguimos con una técnica combinada, que consiste en dos fases:

1. Blanqueamiento profesional (se realiza en la clínica dental): Consiste en la aplicación de un gel blanqueante, con la activación de una fuente luminosa de diodos y con la necesaria protección de las encías. Se realizan varias aplicaciones en una sola sesión y el resultado es inmediato.

2. Blanqueamiento ambulatorio (se realiza de forma complementaria en el domicilio): El especialista entrega una férula hecha a medida con la forma de los dientes y el paciente tendrá que aplicar otro gel menos potente, que no lesiona las encías. Se aplica durante toda la noche, mientras se duerme, y varios días seguidos en su propio domicilio. Sus efectos son más límitados, pero mejoran ligeramente el blanqueamiento profesional a la vez que intensifica el brillo.

 

Situación previa a un blanqueamiento dental

Situación tras finalizar el blanqueamiento