La eficacia de la infiltración intraarticular de ácido hialurónico en el desplazamiento discal reducible de la ATM

Clínica Dental BorrásCirugía Disfunción TemporomandibularLa eficacia de la infiltración intraarticular de ácido hialurónico en el desplazamiento discal reducible de la ATM

El desplazamiento discal reducible de la articulación temporomandibular (ATM) es uno de los trastornos articulares más frecuentes. Las características principales son el dolor articular en fases muy avanzadas (durante los episodios de bloqueos intermitentes), los chasquidos durante los movimientos de apertura, e incluso durante el cierre, de la boca y la desviación momentánea de la mandíbula durante la apertura, que se corrige tras reducir el disco desplazado.

El objetivo terapéutico del tratamiento definitivo es reducir el dolor intracapsular y no el de corregir la posición del disco articular dado que este logro difícilmente se mantiene con el tiempo. No obstante, siempre que no se pueda reducir completamente el grado de desplazamiento discocondilar se intentará, como mínimo, minorarlo. Esta posibilidad disminuye la probabilidad de que el cuadro avance hasta el punto de que el disco ya no se pueda reducir, situación que provocaría una limitación de los movimientos de la mandíbula de manera súbita (bloqueo articular).

Entre los tratamientos conservadores se encuentran la aplicación de técnicas de autorregulación física, la fisioterapia y la confección de las férulas de descarga. No obstante, las infiltraciones de ácido hialurónico (cirugía mínimamente invasiva) favorecen unos mejores resultados. La inyección “dilata” el espacio articular y facilita el reposicionamiento del disco. Sus propiedades lubricantes favorecen la recapturación y disminuyen el trauma ejercido sobre el disco en cada ciclo de reducción/luxación, frenando de este modo un mayor desplazamiento. Además, mejoran la viscoelasticidad del líquido sinovial y disminuyen la fricción entre las superficies articulares, impidiendo de este modo la formación de adhesiones que favorecen el avance del desplazamiento discal y dificulta su reducción. Por otro lado, sus propiedades antiinflamatorias disminuyen la inflamación de los tejidos retrodiscales traumatizados por la presión del cóndilo, los cuales también favorecen que el disco se encuentre más desplazado debido a su mayor volumen.

Imagen de una infiltración intraarticular de ácido hialurónico en un paciente con desplazamiento discal avanzado en la ATM izquierda